Noticias

portada copia

-URDAIBAI RESERVE- Recientemente ha muerto electrocutada en un tendido de baja tensión de la Reserva de Urdaibai una de las doce jóvenes águilas pescadoras liberadas este verano en el marco del proyecto de recuperación de esta rapaz. No es éste el primer ejemplar del proyecto muerto por electrocución ya que en 2014 murió otro en La Rioja, cuando realizaba un alto en su viaje migratorio, y el año anterior se electrocutó un tercer ejemplar en la ladera sur del monte Oiz, cuando realizaba un vuelo exploratorio antes de iniciar la verdadera migración.

P1100670 copia

Poste eléctrico donde ocuurió

Los accidentes provocados por colisión o electrocución con las líneas eléctricas constituyen una de las causas de mortalidad no natural más importantes para las rapaces y otras aves de gran envergadura, tales como las garzas o las cigüeñas. Así por ejemplo, durante el proceso de reintroducción de la Cigüeña blanca en Urdaibai llevado a cabo hace ya una década se constató que alrededor del 20% de las jóvenes cigüeñas liberadas murió por electrocución o choque dentro de la propia Reserva. Afortunadamente, la Dirección de Biodiversidad del Gobierno Vasco en colaboración con Iberdrola llevó a cabo con posterioridad un proceso de modificación de la red eléctrica de modo que el riesgo de accidente para las águilas pescadoras y otras aves dentro de la Reserva de Urdaibai se redujo considerablemente. No obstante, el desgraciado accidente de éste águila pescadora nos indica que persiste el peligro en algunos apoyos y bajo determinadas circunstancias lo que obliga a realizar nuevas correcciones que garanticen la seguridad para ésta y otras aves.

ggg copia

Las águilas U11 y U10 días antes de la electrocución.

Por desgracia, en ocasiones es la muerte de una de estas emblemáticas rapaces es lo que nos descubre la peligrosidad de ciertas torres de electricidad y promueve su correcto aislamiento. Así por ejemplo, a instancias del Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural de la Diputación Foral de Bizkaia, Iberdrola llevó a cabo la corrección de los apoyos de la línea eléctrica del monte Oiz, un tendido altamente peligroso en la que en 2013 murió una de nuestras águilas pescadoras.

Esperamos por tanto que la empresa responsable actúe con igual celeridad en esta ocasión y en breve realice las correcciones necesarias para que el apoyo que ha causado la muerte a este águila pescadora no constituya en adelante una trampa mortal para las aves de Urdaibai.